TEATRO,
DANZA y CINE

Si tuviera que resumir mis andanzas en una sola palabra, diría: Juego. Pero al mismo tiempo, paradójicamente, aunque me encanta “correr riesgos”, ¡ odio apostar ! Lo más inútil y libre el juego parece, lo más eléctrico me pongo. Jugar es mi principal ocupación cuando me refiero a las artes escénicas. Como el niño travieso. Subir al escenario no es nada más que compartir lo que se preparó en cocina, servir la sopa, rica, “picante pero sabrosa”...

"Una noche, Yves tomó mis palabras en su boca, y las palabras se convirtieron en agua, azul, con el sol adentro."

(Xavier Deutsch)

La vida es movimiento. En cualquier caso, así es como siento y como se ve la mía. Mudanzas… Desde que dejé mis estudios de teatro en el Conservatorio Real de Lieja, he estado explorando las intersecciones y confluencias entre el teatro, el movimiento, la danza y el juego. Trabajando (harto) con Wim Vandekeybus me permitió experimentar las alegrías, las sorpresas, los achaques y los dolores del aprentizaje en el trabajo, bailando, pisoteando, cayéndome, saltando, corriendo... Más de dos años de ensayos y giras con la compañía internacional Última Vez confirmaron mi gusto por los viajes, los idiomas, la comunicación y los intercambios. Dos meniscos rotos también me ayudaron a configurar mis propios límites y respetarme a mí mismo. Desde aquel tiempo, mi vida ha sido un constante vaivén, alternando viajes por doquier con tiempos dedicados al arte, investigando, ensayando o actuando, especialmente con compañías jóvenes (Dios sabe por qué), con gente procediendo de la danza, del teatro, del circo o de la performance. Al verdadero "zinneke" que soy le encanta más que todo la mezcla de estilos, géneros y disciplinas.

> Ver fotos
> Comentarios

"Buzo profesional, Yves acomete con una sonrisa tranquila."

(Charlotte)





MÚSICA y CANTO

Como músico, soy buscador, inventor, escucho, transformo. Una especie de arco iris rítmico. Mi guitarra ha sido conmigo desde mis 9 años, será una de las hermanas que no tengo. La percusión llegó más tarde, cierto verano, cuando ya no podía aguantar la inmovilización forzada debido a mi pierna en escayola; me puse a golpear literalmente todo lo que estaba en mi habitación. Golpear se convirtió en tocar... hasta que, pocas semanas después, me ofrecieron la oportunidad de presentar mi primer solo de percusión en un teatro de Bruselas. Desde entonces sigo tocando, jugando con sonidos y texturas, para cualquier tipo de eventos, talleres o clases, en Bélgica y en el extranjero.

Mi gusto por los idiomas y las palabras también se concretiza escribiendo canciones. Desarrollo los fragmentos rítmicos o melódicos que me vienen de no-sé-donde, les doy forma y color y los comparto así tal como salen, en la intimidad de un apartamento, en un jardín o en un bar (más que en un escenario, aunque...)

> Ver fotos
> Escuchar

 
© Na Se Kala - Contact - webdesign: Cas-P.net